"LOS BOLSILLOS DE LOS GOBERNANTES DEBEN SER DE CRISTAL"
Enrique Tierno Galván. Político, sociólogo, jurista y ensayista español. (1918-1986)

27 de noviembre de 2012

¿Acertada reaparición de Iñaki Urdangarin?

Cuando la crisis creada por el “Caso Nóos” en el que presuntamente estaría implicado el Duque de Palma, Iñaki Urdangarin, parecía al menos encauzada por los cortafuegos creados por la Casa Real alrededor de todo lo relacionado con él, lo que afecta incluso a Doña Elena separada públicamente del resto de la Familia Real, cuando la opinión publica había empezado a entender que una cosa es Urdangarin y sus negocios y otra muy distinta, la Corona o el Rey, a alguien de Zarzuela se le ocurrió la idea de autorizar o consentir, esperemos que no recomendar bajo el pretexto de imagen de unión familiar, la aparición pública del yerno de Su Majestad con lo que eso supone de nuevo golpe para la imagen de la Corona.

Parece que Zarzuela no termina de acertar en la gestión de esta crisis, al permitir de nuevo la aparición en primera línea, junto al resto de la Familia Real, de Iñaki Urdangarín y su esposa. Podemos suponer que quieren evitar las críticas de la última vez cuando las visitas al Rey en el hospital por parte de su familia fueron escasas. Si en aquella ocasión se pecó por defecto, en esta se peca por exceso, con la aparición de una persona, que lamentablemente debería estar, al menos hasta que haya juicio y sentencia firme, lo menos asociada posible a la Corona.

Desde el punto de vista de la comunicación de crisis, la percepción que puede tener esta aparición en la opinión pública tras meses de ostracismo promovido por la propia Casa Real, es que todas las actuaciones llevadas a cabo durante ese período pueden haber sido simple maquillaje, por no hablar de que con esta reaparición, los medios volverán a remover todo lo relativo al caso con lo que eso significa.

En situaciones de crisis, además de ser transparentes hay que ser creíbles a través de actuaciones concretas, claras y sinceras por muy dolorosas o costosas que puedan resultar, y la aparición del yerno del Rey hoy en el hospital donde Su Majestad convalece de una operación, no transmite precisamente credibilidad de Casa Real en la gestión del “Caso Nóos”. Porque la opinión pública puede hacerse preguntas como ¿ya está perdonado por la Familia Real? ¿El ostracismo que ha sufrido estos últimos meses ha sido simulado?

En fin, Zarzuela parece que necesita un plan global y serio de comunicación para echar de nuevo a andar con paso firme y decidido que la aleje de esta crisis, la peor desde la subida al Trono de Su Majestad, pero parece que tropieza cada vez que intenta caminar de nuevo.

El traumatólogo del Rey, Ángel Villamor, dijo tras esta última intervención que espera que “esta operación sea la definitiva”. Traslademos la frase al “Caso Nóos” y esperemos que este sea el último error en la gestión de la comunicación, para que la Corona pueda volver a caminar con paso firme y seguro en beneficio de la Nación.