"LOS BOLSILLOS DE LOS GOBERNANTES DEBEN SER DE CRISTAL"
Enrique Tierno Galván. Político, sociólogo, jurista y ensayista español. (1918-1986)

15 de diciembre de 2010

El trato de los políticos, el intrusismo y el paro, problemas del periodismo en España


El trato que la clase política da a los periodistas, el intrusismo laboral y el paro son los puntos más destacados del Informe Anual sobre la Profesión Periodística en España 2010, presentado por ayer por la Asociación de la Prensa de Madrid (APM).

Un punto especialmente interesante por lo novedoso, es el referido al trato que la clase política da a los profesionales de la información y que el presidente de la APM, Fernando González Urbaneja, denunció en la presentación del informe, al poner como ejemplo el “caso Couso” o el trato dado por Marruecos durante el conflicto del Sahara.

En este sentido, Urbaneja consideró que sería necesario un pacto entre periodistas, editores y fuerzas políticas y sociales para evitar el desprecio y desprestigio al que se somete a la prensa.

El intrusismo es otro de los puntos que más preocupa a los profesionales, que ven como cada vez es mayor el número de personas ajenas a la profesión que ocupan puestos de trabajo que deberían ser cubiertos por periodistas mientras el paro no deja de aumentar. En 2010, 5.564 periodistas se quedaron sin trabajo y más de 3.500 se vieron afectados por un ERE. Según el informe, los medios digitales o las áreas digitales de los medios convencionales, son los únicos ámbitos capaces de ofrecer empleo a periodistas que deben poder realizar unas tareas más diversificadas con unos salarios mileuristas.

En contraste con estos datos negativos, el informe menciona una ligera mejora de la imagen de los periodistas. El 40,9% de la población tiene una muy buena imagen de la profesión periodística, frente al 39,3% del año 2009. De todos modos, siguen siendo mayoría (46,5%) quienes tienen una imagen regular del colectivo y son las informaciones sobre política y el mundo del corazón las que menos confianza ofrecen a los ciudadanos.