"La prensa es una boca forzada a estar siempre abierta y a hablar siempre. Por eso, no es de extrañar que diga muchas más cosas de las necesarias, y que a veces divague y se desborde"
Alfred de Vigny, poeta, dramaturgo y novelista francés. (1797-1863)

23 de diciembre de 2010

Prohibido enfrentarse con los periodistas

La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, ha olvidado una de las primeras recomendaciones que los profesionales de la comunicación hacen a las personas que deben tratar con la prensa.

Esa recomendación consiste en que nunca hay que entrar en polémicas o enfrentamientos con los periodistas, porque éstos son los que tienen el control y por tanto, una palabra desafiante, una respuesta airada o encararse con el profesional del medio del que se trate, se convertirá en noticia. Una equivocación, la de enfrentarse con la prensa, que los medios magnifican.

Eso es lo que le sucedió ayer en el Congreso de los Diputados a la ministra, cuando la Cámara no aprobó la conocida como “ley Sinde” que permitía bloquear o cerrar webs que vulneraran los derechos de autor. A la pregunta “¿piensa dimitir?” que le hizo un periodista, Sinde visiblemente molesta contesto con un “no, no he pensado en dimitir, ¿y usted?”. Esa fue la desafortunada respuesta de la responsable de Cultura, que pocos minutos después se extendía por Internet, colgada en páginas como YouTube bajo el título: Sinde se pone chula con un periodista al preguntarla si va a dimitir.
La ministra hizo caso omiso de las recomendaciones, cometió el error de perder la compostura y convirtió su mala respuesta en la noticia con la que hoy abren muchos medios de comunicación. Es lo que pasa cuando uno pierde los nervios y deja que la situación le supere.

15 de diciembre de 2010

El trato de los políticos, el intrusismo y el paro, problemas del periodismo en España


El trato que la clase política da a los periodistas, el intrusismo laboral y el paro son los puntos más destacados del Informe Anual sobre la Profesión Periodística en España 2010, presentado por ayer por la Asociación de la Prensa de Madrid (APM).

Un punto especialmente interesante por lo novedoso, es el referido al trato que la clase política da a los profesionales de la información y que el presidente de la APM, Fernando González Urbaneja, denunció en la presentación del informe, al poner como ejemplo el “caso Couso” o el trato dado por Marruecos durante el conflicto del Sahara.

En este sentido, Urbaneja consideró que sería necesario un pacto entre periodistas, editores y fuerzas políticas y sociales para evitar el desprecio y desprestigio al que se somete a la prensa.

El intrusismo es otro de los puntos que más preocupa a los profesionales, que ven como cada vez es mayor el número de personas ajenas a la profesión que ocupan puestos de trabajo que deberían ser cubiertos por periodistas mientras el paro no deja de aumentar. En 2010, 5.564 periodistas se quedaron sin trabajo y más de 3.500 se vieron afectados por un ERE. Según el informe, los medios digitales o las áreas digitales de los medios convencionales, son los únicos ámbitos capaces de ofrecer empleo a periodistas que deben poder realizar unas tareas más diversificadas con unos salarios mileuristas.

En contraste con estos datos negativos, el informe menciona una ligera mejora de la imagen de los periodistas. El 40,9% de la población tiene una muy buena imagen de la profesión periodística, frente al 39,3% del año 2009. De todos modos, siguen siendo mayoría (46,5%) quienes tienen una imagen regular del colectivo y son las informaciones sobre política y el mundo del corazón las que menos confianza ofrecen a los ciudadanos.

19 de octubre de 2010

Capitalidad cultural no, expo sí


Málaga capital de la Costa del Sol y verdadero motor económico de Andalucía, se ha quedado sin la posibilidad de ser capital de la cultura europea en 2016 lo que habría supuesto un verdadero empujón para la economía de la ciudad y su posicionamiento y consolidación definitiva entre las grandes capitales españolas, además de tutear al mismo nivel a la capital de la comunidad andaluza.

Las causas que han llevado a Málaga a perder este tren han sido varias. Unas por la propia complejidad del proceso de selección, otras por el alto nivel de las demás ciudades competidoras y también por qué no decirlo, por el escaso conocimiento que los malagueños han tenido del proyecto y por tanto su poca implicación en el mismo, así como la mejorable estrategia de comunicación y divulgación del proyecto de capitalidad cultural entre la ciudadanía y el tejido empresarial, social y cultural.

Pero Málaga puede y debe superar este obstáculo para continuar aspirando a poder ofrecer a España, Europa y al mundo lo mejor de si misma, pues tiene todos los ingredientes para ser referente cultural y de modernidad con gran proyección hacia el futuro. Del Museo Picasso al futuro Museo de Bellas Artes, de los cimientos industriales del XIX al Parque Tecnológico de Andalucía.

Es preciso por ello retomar con seriedad la idea de celebrar en Málaga una exposición internacional de carácter temático que no solo sirva para proyectar definitivamente a la ciudad a todos los niveles, sino que también suponga su consolidación económica, empresarial y cultural, convirtiéndola ya sí, en foco socioeconómico de Andalucía y del sur de Europa, con lo que todo eso supondría para la renovación y recuperación de su centro histórico, la mejora de sus infraestructuras, la adecuación de espacios públicos para uso y disfrute de ciudadanos, empresas, etc.

Embarcar a todos los estamentos sociales, movimientos ciudadanos y económicos en el proyecto de una exposición internacional es una tarea que debe comenzar ya con el impulso del Ayuntamiento y de los representantes políticos en el mismo, con una sola voz, abandonando el partidismo y actuando de manera conjunta para comenzar a trabajar en un proyecto que se haría realidad dentro de más de una década.

En definitiva, Málaga se ha quedado sin la capitalidad cultural 2016, pero puede quedarse compadeciéndose o puede optar por celebrar un evento de mayor complejidad, pero también de mayor repercusión, que la sitúe en el centro de la atención mundial como es la organización y celebración de una exposición internacional. No debe perder esta oportunidad porque el futuro le aguarda.

4 de octubre de 2010

Estudio sobre el derecho corporativo y los derechos humanos

El Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa http://observatoriorsc.org/ ha publicado en su web el estudio comparativo entre los derechos humanos y el derecho corporativo y la seguridad jurídica que ha elaborado el Representante Especial del Secretario General de Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos, y en el que han participado más de 20 empresas líderes en derecho corporativo.

Del estudio titulado “Derecho Corporativo. Tendencias globales y observaciones” que vio la luz en julio de este año y ocupa un total de 45 folios en su versión inglesa www.reports-and-materials.org/Ruggie-corporate-law-proyect-Jul-2010.pdf, se extraen interesantes conclusiones sobre los valores de las empresas y sus repercusiones en los derechos humanos que en general son poco conocidas.

Este estudio forma parte de un programa marco aprobado por Naciones Unidas en 2008 por el Consejo de Derechos Humanos, que se basa en tres aspectos esenciales: el deber estatal de proteger los derechos humanos contra los abusos de terceros, incluidas las empresas, la responsabilidad empresarial de respetar los derechos humanos, y mejorar el acceso de los afectados en sus derechos a establecer un recurso judicial efectivo.

Las principales conclusiones del estudio han sido que el derecho corporativo reconoce los derechos humanos de manera limitada y que existe una carencia en el derecho corporativo no sólo con respecto a lo que las empresas y sus directivos están obligados a hacer en materia de derechos humanos, sino también a lo que les está permitido hacer.

8 de septiembre de 2010

La comunicación, un capote para los toros

El pasado 28 de julio, se culminó en el Parlamento de Cataluña el proceso iniciado casi un año antes para prohibir en todo el territorio de la comunidad autónoma la Fiesta Nacional. Así, los parlamentarios regionales abolieron por 68 votos a favor contra 55, las corridas de toros a partir del próximo 1 de enero de 2012, lo que levantó en el mundo de la tauromaquia las protestas, quejas y alarmas por el supuesto principio del fin de un arte ancestral.

Hasta aquí la noticia sin más, que se plasmó en páginas y páginas de prensa, horas de radio y televisión y multitud de debates en Internet a favor y en contra de la medida, y entre cuyos comentarios y preguntas surgían las relativas a las actuaciones que habían llevado a cabo toreros, ganaderos, empresarios y asociaciones de aficionados para evitar lo que al final sucedió.

Pues bien, desde el punto de vista de la comunicación, la respuesta a estas cuestiones es que estos colectivos han hecho más bien poco, por no decir nada. No han tenido en cuenta algunos de los principales aspectos a la hora de hacer frente a situaciones de crisis como la que padecen, y ahora tras el desastre, vienen las lamentaciones y la precipitación para querer actuar a través de medidas que en algunos casos no están lo suficientemente estudiadas.

Ante el proceso que se abría con la recogida de firmas que permitieron al Parlamento de Cataluña iniciar el proceso que habría de culminar en la abolición, lo primero que estos colectivos debieron hacer fue la de unir fuerzas y diseñar una estrategia de comunicación tanto para la comunidad autónoma catalana, como para el resto de España, y sobre todo actuar. No dejar pasar un tiempo que sus oponentes más organizados y con mejor cobertura política y mediática especialmente en Cataluña, supieron aprovechar.

Una estrategia de comunicación que contemplara diferentes ámbitos de actuación previo conocimiento por un lado, de los reglamentos y normativas que pudieran afectar a la medida que se pretendía aprobar, al mismo tiempo que canalizar todos los esfuerzos para trasladar a la sociedad y a los poderes públicos el interés general e importancia artística y medioambiental de las corridas de toros y su peso económico y laboral, al mismo tiempo que identificar entre los diversos responsables políticos y líderes de opinión los interlocutores adecuados más significativos para hacerles llegar sus opiniones y propuestas.

Y todo ello con las herramientas adecuadas y la elaboración de mensajes bien estructurados y con información corta, clara y concisa, que contribuyera a facilitar la interlocución, al mismo tiempo que nombrar y entrenar a uno o dos portavoces significativos que fueran la imagen del sector.

Ahora, para el mundo del toro tras haber visto lo ocurrido desde la barrera, nunca mejor dicho, el esfuerzo y el trabajo a desarrollar para intentar minimizar los daños causados deberá ser mayor, y requerirá de una estrategia de lobby y comunicación más intensa que les permita defender sus intereses, aunque el tiempo perdido ha sido precioso y les ha terminado por pillar el toro.

18 de febrero de 2010

Aprovechar la oportunidad


Hace ya más de un mes que nuestro país inició su cuarta presidencia de turno en la Unión Europea tras las de 1989, 1995 y 2002. Desde entonces, la Unión ha pasado por diferentes fases y ha cambiado sustancialmente, tanto en lo que a su propia denominación se refiere, como al número de miembros y a su funcionamiento.

De Comunidad Económica Europea (CEE) y seis miembros cuando España inicio las negociaciones de adhesión, hasta llegar tras sucesivas ampliaciones, cambios de nombre y desarrollo político, a la ampliación a 27 miembros y al reforzamiento y consolidación de la Europa unida, reflejada entre otras cosas en la elección de un Presidente del Consejo Europeo por cinco años, un Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, y la existencia de un Parlamento Europeo con mayor poder de decisión y veto.

Esta es la Europa que a nuestro país le toca dirigir durante los primeros seis meses de 2010, en los que habrá multitud de reuniones a todos los niveles sobre los más variados asuntos, así como la puesta en marcha de programas, directivas, normas, etc., encaminadas a mejorar la vida de todos los ciudadanos de la Unión y de las relaciones de ésta con el resto del mundo.

Sería bueno también, que entre los proyectos y propuestas de actuación, figure alguna destinada a mejorar la comunicación de la instituciones europeas para que se entienda mucho mejor la importancia de la Unión como entidad supranacional que representa a los europeos y sobre todo, mejorar el sentimiento de identidad y pertenencia a lo que es y significa Europa.

Las instituciones europeas, sus políticas y decisiones, resultan muchas veces ajenas al europeo medio y transmiten la sensación de que éstas van por un lado, mientras se olvidan o desconocen las necesidades y preocupaciones de los ciudadanos del Viejo Continente. Ese olvido o desconocimiento se percibe cada vez con mayor claridad en un aumento del euroescepticismo, tal y como lo demuestran diversas encuestas.

Por eso, sería bueno y recomendable que el Gobierno español aprovechara su actual responsabilidad para promover e impulsar actuaciones encaminadas a mejorar, cuando no cambiar, la percepción que se tiene de las instituciones y los funcionarios europeos, porque es ahora cuando España debe trabajar para transmitir lo que es y representa la Unión Europea en un mundo multipolar como el actual. Trasladar a los ciudadanos de manera práctica y concreta las ventajas incuestionables que tiene pertenecer a la Europa unida, porque muchas veces parece que no es más que un gran aparato burocrático en funcionamiento para beneficio de las elites políticas de los países que componen la Unión.

En definitiva, poner en marcha una eficaz política de comunicación para que todos los europeos, empezando por los españoles, podamos conocer más y mejor las instituciones europeas y poder identificarnos plenamente con lo que es y representa Europa. ¡Ojalá aprovechemos esta oportunidad!

8 de enero de 2010

Carme Chacón, mantenella y no enmendalla


La ministra de Defensa, Carme Chacón, es la personificación de la perseverancia en el error en lo que al protocolo se refiere. Un año más, y ya van dos, la ministra se ha puesto los pantalones para acudir a los actos de la Pascua Militar, que presidida por Sus Majestades los Reyes, se celebró el día 6 de este mes en el Palacio Real de Madrid.

Parece que la titular de Defensa disfruta al apartarse una y otra vez de la ortodoxia protocolaria, y su actitud queda más en evidencia ante el vestuario de otras invitadas civiles asistentes.

Los defensores de tan obstinada postura exponen que el vestuario de Chacón supone modernizar el protocolo y que estaba homologado o autorizado por la Casa Real, cuando deberían saber que la Casa del Rey por educación, tacto y respeto, no corrige la forma de vestir de sus invitados por muy desacertada que ésta sea, como ya sucedió con el jersey de Evo Morales o el descorbatado Cayo Lara. En cuanto a lo de la modernización, no pasa de ser una expresión más de lo “políticamente correcto”.

Carme Chacón volvió a equivocarse un año más por no cumplir con la etiqueta recomendada para la Pascua Militar, que establecía uniforme de gala, modalidad A, para los militares, y chaqué para los caballeros y vestido largo para las señoras, en el caso de los civiles.

De todos modos, este comportamiento parece responder más bien a que nuestro Gobierno no está muy interesado por el protocolo, considera que no es importante, o simplemente carece de conocimientos sobre él. De lo contrario no se entenderían decisiones como la supresión del tratamiento de excelencia a los miembros del Ejecutivo, la colocación arbitraria de las banderas en los actos organizados por Moncloa, la forma de saludar a los miembros de la Familia Real o el vestuario de algunos de sus miembros.

No nos extrañemos por tanto de que cada vez sea más difícil explicar la utilidad y necesidad del protocolo, si aquellos llamados a cumplirlo deciden ignorarlo. De continuar por este camino, dentro de poco lo raro será ver a alguien acudir y comportarse de manera correcta en un acto debidamente organizado.