"La prensa es una boca forzada a estar siempre abierta y a hablar siempre. Por eso, no es de extrañar que diga muchas más cosas de las necesarias, y que a veces divague y se desborde"
Alfred de Vigny, poeta, dramaturgo y novelista francés. (1797-1863)

17 de septiembre de 2009

Prepararse para las crisis


La gestión satisfactoria de las crisis comienza, aunque pueda resultar extraño, años antes de que se produzca esa supuesta crisis. Es una labor lenta pero continuada que demuestra su gran utilidad cuando es verdaderamente vital para la vida de una compañía que ve cuestionada su imagen como consecuencia de un accidente o incidente, lo que la sitúa en primera línea de atención social, de manera especial frente a los medios de comunicación.

Es por ello importante que las compañías incorporen de modo definitivo planes de gestión en comunicación de crisis, del mismo modo que sus planes estratégicos de desarrollo empresarial económico, son esenciales por su utilidad para la vida de las empresas.

Una planificación efectiva para gestionar las crisis potenciales que puedan darse en el desarrollo cotidiano de la actividad empresarial, permitirá por un lado trabajar con mayor tranquilidad y seguridad, y por otro trasladar la idea de responsabilidad y compromiso social que debe tener una empresa para gestionar de modo adecuado y responsable aquellos problemas que puedan derivarse de su actividad industrial.

Es necesario además, cumplir estrictamente con la normativa industrial correspondiente, desarrollar una efectiva estrategia de comunicación dirigida a diferentes públicos, como son los medios, autoridades, consumidores, ecologistas y otros colectivos sociales a los que habrá que dar a conocer la actividad empresarial, su labor de promoción del empleo, así como de generación de riqueza a nivel local, regional o nacional.

Con esta estrategia la compañía estará preparada para hacer frente a situaciones de crisis que puedan producirse ya sean directas, es decir, como consecuencia de un suceso ocurrido en la misma empresa, o aquellas en las que ésta se vea salpicada por actividades de otras compañías de la competencia o del mismo sector.

El conocimiento generado en la sociedad sobre la compañía permitirá gestionar mejor las situaciones de crisis que puedan generarse, ya que es mucho más fácil que se desconfíe de lo que se desconoce que de aquello que sabemos como es y como funciona. Además, se tiende a ser más compresivo y tolerante con lo conocido.

Por último, mencionar que la gestión de la comunicación en situaciones de crisis requiere de la profesionalidad de expertos que conozcan el terreno en el que habrá de desenvolverse la compañía en esos momentos difíciles de su vida, en los que será necesario contar con una estrategia y un plan lo más definido posible para salir indemne de un momento que puede ser vital para la imagen y reputación de nuestra empresa.