"La prensa es una boca forzada a estar siempre abierta y a hablar siempre. Por eso, no es de extrañar que diga muchas más cosas de las necesarias, y que a veces divague y se desborde"
Alfred de Vigny, poeta, dramaturgo y novelista francés. (1797-1863)

3 de marzo de 2008

Cómo elegir una agencia de comunicación


Cada vez es mayor el número de empresas de todos los ámbitos que hacen comunicación, cada día que pasa los empresarios españoles son más conscientes de la importancia que tiene comunicar y comunicar bien para la vida de sus negocios. Prueba de ello es que la comunicación empresarial constituye ya un área más de las compañías como pueden ser Marketing o Recursos Humanos.

Siempre que una empresa se plantea comunicar surge la duda, la cuestión, de qué criterios seguir a la hora de contratar una agencia de relaciones públicas, ya que si importante es realizar una campaña de comunicación, no lo es menos saber elegir a los profesionales que habrán de conducirnos por el proceloso mundo de los medios o de las relaciones con las administraciones, los preparativos a la hora de organizar un evento o por la delicada gestión de una crisis.

Entre las características a tener en cuenta a la hora de hacernos con los servicios de una consultora de relaciones públicas, está su capacidad de establecer la estrategia adecuada para nuestra empresa gracias a una perfecta identificación de las necesidades, al mismo tiempo que su experiencia en nuestro sector le permita identificar los retos a los que tendremos que hacer frente, por lo que un conocimiento previo en situaciones similares a las que nosotros podamos vivir, es fundamental a la hora de encargarle nuestra comunicación.

Otro aspecto que tampoco es baladí y que hay que tener en cuenta, es el tamaño de las agencias, ya sean especializadas o no, y que van desde las grandes corporaciones internacionales hasta agencias compuestas por dos personas. En este caso, nuestras necesidades y presupuesto serán los elementos que determinen la elección de unas u otras.

Las agencias grandes ofrecen sin lugar a dudas mayor capacidad, especialmente si el proyecto o programa de comunicación es de grandes dimensiones o tiene proyección internacional, aunque también suponen mayores costes. Las agencias pequeñas suelen ofrecer un servicio mucho más personalizado, mayor implicación en el proyecto y, en caso de un gran volumen de trabajo, suelen incorporar consultores externos con amplia experiencia, pues han de contrarrestar esa menor disponibilidad de personal con expertos profesionales. Todo ello con unos costes inferiores comparado con las grandes consultoras debido a la ausencia de grandes infraestructuras que mantener.

Otro aspecto a destacar a la hora de poner en manos de una agencia nuestra comunicación, es conocer su capacidad de resolución de problemas, sobre todo si nuestra empresa puede padecer en algún momento una situación de crisis que suponga un cuestionamiento de su imagen y reputación a nivel de opinión pública. En este caso, se hace obligado contratar los servicios de una consultora con experiencia en la gestión de crisis. Si además, es conocedora de nuestro sector, no cabe duda de que las posibilidades de conseguir una resolución positiva serán mayores.

Por tanto, la elección de una agencia de comunicación no es un asunto que pueda decidirse de manera precipitada, necesita y exige de un análisis de nuestras necesidades reales, estrategias, objetivos y presupuestos, porque estamos poniendo en otras manos un valor tan preciado como son la imagen y reputación de nuestra compañía, con la responsabilidad que eso supone de cara al futuro del negocio.

Una vez que hayamos elegido, se hace también necesario estar en permanente comunicación y relación con la agencia, con los profesionales que lleven nuestra cuenta para, a través de reuniones periódicas, calendarios, informes y demás modos de seguimiento, poder conocer al detalle la evolución de nuestra comunicación, sus resultados y el motivo de las estrategias seguidas. Sólo una verdadera colaboración e intercambio de información con la consultora permitirá obtener los mejores resultados para nuestra compañía, lo que se traducirá en su consolidación y éxito empresarial.